¿ Qué hacer en caso de accidentes ?

Los golpes en los dientes de leche y en los dientes permanentes   jóvenes son un problema frecuente. Existe una amplia clasificación de las lesiones que pueden sufrir los dientes, que van desde fractura pequeña de una parte de la corona del diente, que es la parte que podemos ver, hasta una fractura de raíz, o hasta la salida del diente de su lugar. Es importante que el niño que sufra cualquier tipo de trauma en sus dientes sea revisado por el dentista, ya que aunque no haya fracturas o daños visibles, los golpes pueden causar daños irreversible en el sistema nervioso y circulatorio del diente.

Dientes de leche

Con frecuencia se observan niños pequeños con dientes de leche oscurecidos o casi negros; esto ocurre generalmente en los dientes anteriores superiores pues son los que mas están al “alcance” de golpes y caídas, pero de igual manera puede suceder en cualquier pieza dental que reciba algún tipo de trauma.   Estos golpes comúnmente no manifiestan signos o síntomas hasta semanas o meses después. Un diente oscuro indica que el nervio está “muerto” y que la pieza no manifiesta sensibilidad, aunque puede correr el riesgo de desarrollar un absceso dental debido al golpe, causándole dolor y molestias al niño Es recomendable controlar radiográficamente dichas piezas e intervenir oportunamente en caso de ser necesario. Otro tipo de lesión que pueden sufrir los dientes de leche son las fracturas en la corona, que es la parte del diente que podemos ver a simple vista. Muchas veces la fractura es tan chica que no es necesario ningún tipo de tratamiento, pero otras veces puede existir sensibilidad, principalmente al frío o al calor. Si el diente no es tratado a tiempo puede causar problemas en el nervio y hasta la muerte del diente. Existen ocasiones en que la fractura puede llegar hasta el mismo nervio, lo que ameritará tratamiento inmediato para evitar que el niño sufra dolor.

En caso de que ocurra la pérdida de un diente de leche, lo que se conoce comoavulsión, no es recomendable volver a colocarlo en su lugar, pues normalmente no se reimplantan y si lo hacen, corren el riesgo de anquilosarse, lo que podría perjudicar la pieza permanente.

En casos donde exista movilidad después del golpe es importante tomar radiografías para ver si existe fractura de raíz o del hueso alrededor. Si no hay fractura y la movilidad no es mucha, podemos predecir que el diente recuperará su estabilidad sin necesidad de tratamiento. Si la movilidad es exagerada es preferible sacar el diente para evitar más molestias y dolor al niño. Posteriormente ya que el tejido haya sanado se debe colocar un mantenedor de espacio para prevenir que el espacio se pierda y que el diente permanente no tenga problemas al momento de salir.

Si el diente se intruye, o sea que se mete con el golpe, generalmente “erupciona” nuevamente sin ningún tipo de tratamiento, pero es necesaria la toma de radiografías para observar si ha causado algún daño en el diente permanente.

Dientes Permanentes

En los casos de trauma en dientes permanentes, trataremos de conservar hasta donde sea posible la pieza, pues éstas ya son piezas definitivas y la única forma de reemplazarlas sería con la colocación de una prótesis.   El tipo de trauma que puede sufrir una pieza permanente es básicamente el mismo que un diente de leche: fracturas a nivel de corona o raíz, diferentes grados de movilidad, desplazamientos, salida del diente del alvéolo o avulsión y entrada del diente en el alvéolo o intrusión. Las fracturas a nivel de la corona se tratarán reparando la porción afectada, al menos que dicha fractura esté muy cerca del nervio del diente, o incluya exposición del nervio; en estos casos el tratamiento dependerá del nivel de formación de la raíz del diente; cuando el diente permanente recién erupciona en la boca, su raíz no ha terminado de formarse y si el golpe sucede en este momento puede provocar que la raíz no termine su crecimiento. Entonces, será necesario estimular el crecimiento o su cierre, para luego realizar una endodoncia o “root canal” — todo esto para mantener el diente en su sitio. Sea cual sea el tipo de trauma que sufra un diente permanente, lo importante es evaluar qué tanta raíz se ha formado, ya que mientras menos raíz exista, menos favorable será el diagnóstico.

Si el golpe causa movilidad, desplazamiento o fractura de la raíz, es necesario estabilizar el diente utilizando algún tipo de férula que puede ser con alambres, resinas o brackets. Esta estabilización ayudará a que el diente se mantenga en su lugar y dará tiempo a que las “heridas” sanen.

En los casos de intrusión, es importante establecer el grado de intrusión y si ha habido fractura del hueso; puede ser que el diente vuelva a su lugar por sí solo, pero de no ser así deberá colocarse en su posición por medio de ortodoncia. En estos casos, es frecuente encontrar problemas de reabsorción radicular o acortamiento de raíz si la comparamos con la raíz de su diente homólogo. La reimplantación es un término utilizado para describir la reposición de un diente que ha sufrido avulsión, o sea la salida del diente de su lugar. El factor tiempo juega un papel muy importante para el éxito de una reimplantación; un diente que ha estado afuera de la boca durante más de 30 min. Tendrá un pronóstico poco favorable; por esto un diente avulsionado debe encontrarse y reimplantarse los más pronto posible. Tome en cuenta lo siguiente:

1- Mantenga la calma.

2- Recupere el diente lo mas rápido posible.

3- Lave el diente con agua corriente. NO lo restriegue, lave o desinfecte con ninguna sustancia química.

4- Trate de colocarlo inmediatamente en su lugar y manténgalo presionado durante 5-10 min. Con una gasa, algodón o servilleta. Si no es capaz de re-colocar el diente, envuélvalo en hielo picado, colóquelo en un recipiente con agua tibia y una cucharadita de sal, o en un vaso con leche. Si no tiene al alcance ninguno de éstos, entonces colóquelo si es posible debajo de la lengua del niño o en su propia boca.

5- Lleve al niño inmediatamente al dentista para su evaluación, toma de radiografías y estabilización.

Mejor Prevenir que lamentar

Durante todo su desarrollo, niños y adolescentes estarán expuestos a sufrir accidentes, caídas y golpes que pueden a su vez causar traumatismos en el complejo bucal, dientes, huesos maxilares y cara. Es importante en estas situaciones conservar la calma y buscar ayuda profesional lo antes posible, pues mientras más pronto reciba atención, mejor será el pronóstico y la recuperación. Trate de aplicar presión con una gasa o una toalla si el niño está sangrando; también puede colocarle compresas frías o hielo mientras acuden a la consulta o al cuarto de urgencias.

Llame inmediatamente a su dentista si:

1- Se ha fracturado gran porción del diente.

2- Se observa un punto rojo en el diente, por adentro de la fractura.

3- Alguna pieza dental ha sido movida severamente de su posición normal.

4- Existe dolor.

 

Llame a su dentista con más calma:

1- Si se ha fracturado una pequeña porción del diente o si sólo se ha astillado.

2- Si el diente se ha desplazado ligeramente de su lugar.

3- Si el diente manifiesta sensibilidad a bebidas y alimentos fríos.

4- Si tiene usted alguna inquietud o pregunta.

Este artículo es un aporte de:

Hospital Pediátrico San Fernando,
Piso 9 Consultorio 7
Teléfono: (507)229-6938
E-mail: [email protected]

Ortopedia Dento Facial

Ortopedia es el “arte de corregir o evitar deformidades en el cuerpo humano”, especialmente en los niños, mediante el uso de ciertos aparatos especiales o ejercicios corporales que estimulan o re-dirigen el crecimiento óseo.

En el ámbito dental, se puede modificar el crecimiento de los huesos de la cara, incluyendo ambos maxilares, mediante aparatos ortopédicos que inciten o repriman el desarrollo óseo. Es la Ortopedia Dentofacial la responsable de corregir algunas maloclusiones que pudieran presentarse en el niño en crecimiento.

Los tratamientos ortopédicos buscan modificar el patrón de crecimiento de los huesos. Si el niño tiene falta de crecimiento en alguna parte, la Ortopedia buscará estimular el desarrollo de esa área. Por el contrario, si hay crecimiento excesivo de alguna región, se tratará de re-dirigir ese crecimiento de una forma más favorable para el paciente. Todo esto llevará a una buena posición de los dientes dentro de las arcadas, a una oclusión adecuada, estable y funcional. acompañado por supuesto de una cara de proporciones adecuadas y un perfil armonioso.

Es conveniente llevar al niño a su primera cita dental alrededor de los 3 años. A esta edad el niño ya puede presentar ciertas características que nos indican si necesitará algún tipo de tratamiento ortopédico o simplemente de controles periódicos para monitorear su crecimiento y desarrollo.

Los tratamientos de ortopedia sólo son efectivos mientras el niño esté creciendo y deberán ejecutarse durante la etapa de crecimiento activo, antes del desarrollo puberal. Mientras más temprano se inicie el tratamiento habrán mayores probabilidades de éxito. Son tratamientos generalmente indoloros, por lo que casi siempre son bien aceptados por el niño.

Con el uso de aparatos ortopédicos se pueden corregir problemas transversales y verticales, o sea, faltas de espacio para piezas permanentes, mordidas cruzadas anteriores y posteriores, falta de crecimiento del maxilar superior, deficiencias mandibulares y algunos tipos de hábitos.

A medida que el niño crece y se desarrolla, la anomalía se hace más evidente y difícil de corregir. Un tratamiento tardío puede llevar a tratamientos ortodónticos extensos con resultados pobres y poco satisfactorios que buscarán “disfrazar“ el problema, o en última instancia a una cirugía maxilofacial que corrija la deformidad.

De la misma manera que mencionamos las ventajas de un tratamiento ortopédico, también debemos hablar sobre sus inconvenientes; los tratamientos de ortopedia generalmente son prolongados ya que actúan con relación al crecimiento y desarrollo del niño, lo que puede resultar en que el paciente se canse del tratamiento. Además, los aparatos ortopédicos son removibles, lo que significa que su éxito dependerá 100% de la cooperación del niño. Otro inconveniente es que los aparatos colocados en la boca ocuparán la mayor parte de ella, lo que puede prolongar el período de adaptación y aceptación del niño.

 

Este artículo es un aporte de:

Hospital Pediátrico San Fernando,
Piso 9 Consultorio 7
Teléfono: (507)229-6938
E-mail: [email protected]

Odontología Infantil

Antes de la Erupción de los Dientes

  • Existen evidencias del desarrollo de los dientes a la sexta semana de vida embrionaria.
  • Con el transcurso del tiempo se van formando los rodetes de encía, los que en un futuro serán los arcos dentarios, o sea que alojarán los dientes.
  • Al mismo tiempo se irán desarrollando 10 formaciones redondas u ovoides en cada maxilar.
  • Es importante mantener la higiene de la encía y de la lengua, para que cuando los dientes emerjan lo hagan en un medio limpio, libre de placa bacteriana, y de la acidez resultado de la fermentación de la leche.
  • Método: frotar suavemente con un algodón, gasa o punta de la toalla, los rodetes de encía y la lengua a fin de eliminar los restos de leche o alimentos.

 

Dentición Decidua o de Leche (20)

  • La erupción de los dientes de leche comienza aproximadamente a los 6 meses de vida, comenzando por los incisivos centrales inferiores, seguidos por los superiores casi al mismo tiempo que los laterales inferiores y superiores. Después vendrán los caninos, primeros y segundos molares.
  • Características del arco deciduo:
  1. La alineación de las piezas debe formar un arco redondeado, tan perfecto y armonioso como un semi-círculo.
  2. Deben estar presentes espacios generalizados entre todos los dientes; estos espacios serán aprovechados al erupcionar las piezas permanentes, ya que éstas son mas grandes que las de leche.

 

Dentición Permanente (32)

  • El cambio de dentición comienza aproximadamente a los 6 años, comenzando nuevamente por los incisivos centrales inferiores, seguidos por los superiores y posteriormente los laterales comenzando por los inferiores y después los superiores.
  • Al mismo tiempo que comienza la muda de los incisivos, alrededor de los 6 años, aparecen detrás de las últimas muelitas de leche, los primeros molares permanentes. Muchas veces los papás no saben que estas piezas ya son permanentes y no les prestan mucha atención, pero es importante cuidar mucho estas muelas porque son el inicio de nuestra dentición de toda la vida.
  • Alrededor de los 9 años aparecen los caninos inferiores, seguidos por los premolares superiores e inferiores entre los 10 y 11 años. Después de ellos erupcionarán los caninos superiores alrededor de los 12 años, los segundos molares entre los 12 y 13 años y por último las terceras molares entre los 17 y 25 años.
  • Características del Arco Permanente:
  1. Piezas dentales alineadas adecuadamente sin espaciamientos, dientes girados, y que hagan todos contacto adecuado a la hora de morder.
  2. Relación molar adecuada unida a un perfil armonioso del individuo

Alteraciones en la Oclusión (Hábitos)

  • La posición de los dientes dentro de la arcada dentaria puede verse modificada por factores externos como los hábitos. Trataremos los más comunes que son la succión de dedo, succión de labios, hábito de lengua, mamadera y chupón.
  • Las alteraciones o deformaciones que cause un hábito dependerá primero de la intensidad con que se dé; hay veces que cuando el niño está chupando, prácticamente podemos oír la fuerza con que succiona. Dependerá también de la duración o del tiempo que lo haga; si lo hace de día, sólo a ratitos, o para dormir, o si lo hace prácticamente las 24 horas del día. La alteración obviamente será mas grave con mayor intensidad y duración.
  • También dependerá del objeto que se chupe, de cómo lo chupe y de qué otras manías tenga mientras ejerza el hábito. En el caso de los dedos, generalmente se chupan el pulgar, pero hay quienes cuando se chupan el pulgar apoyan el dedo índice sobre el dorso de la nariz deformándola. Obviamente la posición del dedo hacia el frente o hacia los lados influirá en la deformación.
  • Los hábitos de dedo, mamadera y chupón causan problemas en la región anterior del maxilar, así que la mayor deformación la veremos en el perfil del niño:
  1. Mordida abierta anterior: es la falta de contacto entre los dientes de arriba y los dientes de abajo, mientras las muelas sí tocan.
  2. Proclinación de dientes anteriores superiores: puede verse una separación de los dientes anteriores superiores con una posición inclinada hacia fuera y adelante.
  3. Linguoversión de los incisivos inferiores por la presión inversa.
  4. Paladar en forma de quilla de barco o triangular.
  5. Mordida cruzada posterior: por el angostamiento de la arcada superior, los molares ocluyen por fuera de los superiores.
  6. Paladar profundo

 

  • Por eso es importante interceptar temprano los hábitos, pero la pregunta es, hasta qué edad es “normal” que el niño tome mamadera o utilice el chupón y el dedo?? El reflejo de succión es definitivamente normal pues es una necesidad fisiológica que participa en su desarrollo neurológico.
  • Se considera normal que el niño chupe hasta los 2 ½ – 3 años, pero si la intensidad y duración de la succión es mucha, puede causar daños a la dentición en este tiempo.
  • Hay quienes dicen que si el niño satisface esa necesidad al momento de comer, entonces no necesitará de estar chupando mas nada. Esto lo logramos haciendo trabajar al niño mientras come; se ha demostrado que el índice de niños con hábito de succión es menor en aquellos alimentados con leche materna, ya que el esfuerzo que hacen al succionar es mayor. Incluso hay veces que hasta terminan sudaditos del esfuerzo que hacen. En cambio, al alimentarlos con mamadera, es muy frecuente que le abramos un hueco mas grande al chupón porque no nos gusta ver al niño sufrir, o para que termine de comer más rápido.
  • Si el niño deja el hábito de dedo, mamadera o chupón por sí mismo, pero éste ya le ha dejado una mordida abierta anterior, lo más seguro es que adopte el hábito de lengua, en el que introduce la lengua en el espacio abierto especialmente al momento de tragar. La mordida abierta anterior, generalmente cerraría si la lengua no estuviera metiéndose allí, por lo que será necesario “entrenar” la lengua para que se coloque en el lugar debido. Esto se hará con ejercicios especiales y/o con el uso de una trampa da hábito.

 

Este artículo es un aporte de:

Hospital Pediátrico San Fernando,
Piso 9 Consultorio 7
Teléfono: (507)229-6938
E-mail: [email protected]

Microabrasión de Esmalte Dentario

Frecuentemente en nuestra consulta observamos que los dientes permanentes de los niños salen con coloraciones blanquecinas o chocolatosas, lo que trae mucha preocupación a los padres y a los mismos niños, pues muchas veces son víctimas de burlas y comentarios por parte de sus amigos y compañeros de escuela.

Los dientes pueden tener diferentes pigmentaciones por muchas causas; algunas se dan durante el desarrollo del diente como en los casos de dentinogénesis imperfecta, o por la ingesta de medicamentos como las tetraciclinas. En ocasiones son producto de traumas o infecciones alrededor del diente, fiebres altas o enfermedades crónicas prolongadas en la niñez. Algunas veces pueden ser extrínsecas adquiridas por la ingesta de ciertos alimentos.

Estas manchas o decoloraciones del esmalte, aunque sean intrísecas, generalmente se sitúan y se limitan únicamente a las capas superficiales del diente.

La microabrasión de esmalte es una técnica no traumática, y conservadora que consiste en producir una erosión y una abrasión microscópica en el esmalte utilizando un compuesto que consiste de un ácido y una pasta abrasiva, para dejar una superficie de esmalte sano, eliminando así los diferentes tonos blanquecinos y las coloraciones chocolatosas superficiales.

Con la microabrasión de esmalte se pueden mejorar las manchas de fluorosis leves, hipoplasias superficiales y manchas blancas.

Algunas veces cuando además de las manchas se presentan defectos socavados en el esmalte, podemos hacer una microabrasión para eliminar las manchas y luego colocar una restauración de resina que corrija el defecto socavado del diente.

Antes de comenzar el tratamiento hay que aislar los dientes para evitar lastimar la encía. Pasamos una fresa de diamante extrafino de alta velocidad y posteriormente se procede a aplicar el compuesto, sobre los dientes utilizando la pieza de baja revolución y una copa de hule especial, parecida a las utilizadas durante las profilaxis dentales. Se realizan varias aplicaciones y se repite el procedimiento hasta conseguir los cambios deseados en el esmalte. Por último se coloca flúor y se advierte al paciente sobre los cuidados que debe tener.

Conclusiones

Actualmente a todos nos preocupa nuestra apariencia personal, y los niños no escapan de esta realidad. La microabrasión dental es una opción que tenemos en el consultorio dental para mejorar la apariencia de los dientes permanentes manchados y podemos realizarla sólo en los dientes anteriores si aún tenemos dentición mixta.

Es una solución indolora, rápida y efectiva para que los niños exhiban una linda sonrisa!

 

Este artículo es un aporte de:

Hospital Pediátrico San Fernando,
Piso 9 Consultorio 7
Teléfono: (507)229-6938
E-mail: [email protected]

EMBARAZO Y SALUD ORAL

El embarazo es un período especial en el que hay que tener cuidados extras en la salud oral. En esta época, la mujer debe tener mayor conciencia en sus hábitos de higiene oral, alimentación y cuidado dental profesional. Estas medidas ayudarán a prevenir problemas orales durante el embarazo y a determinar la salud general y dental del recién nacido.

Higiene Oral

Durante el embarazo, hay una mayor necesidad de tener una buena higiene oral, ya que el embarazo puede agravar algunos problemas orales debido al cambio hormonal que se da en la mujer.

Caries Dental

Muchas personas creen que es normal que por cada embarazo se pierda un diente; esto es totalmente falso. Las caries dentales son el resultado del ataque repetitivo de ácidos en el esmalte dentario, no por los embarazos. El proceso de caries empieza con la placa dental, la invisible y pegajosa capa de bacterias nocivas que constantemente se forma sobre los dientes. Estas bacterias utilizan carbohidratos fermentables — azúcar y almidón– para producir ácidos. Para prevenir esto, es conveniente cepillarse los dientes con pasta   fluorada y utilizar hilo dental después de cada alimento, para remover la placa bacteriana.
La falta de higiene puede causar irritación de la encía haciéndola lucir roja, sensible y sangrante.   Esta condición es conocida como gingivitis que es muy común que se presente durante el embarazo debido al aumento de los niveles hormonales. Este aumento hormonal ocasiona la reacción exagerada de la encía a los irritantes contenidos en la placa dental. Aún con este aumento hormonal se puede prevenir la gingivitis del embarazo manteniendo los dientes limpios, especialmente cerca de la unión del diente con la encía.  El cepillado, el uso del hilo dental diariamente y la alimentación balanceada, ayudará a mantener los dientes y las encías saludables.

Nutrición

Una dieta balanceada por parte de la madre es esencial para el buen desarrollo del niño antes de que nazca. Los dientes del bebé empiezan a formarse entre el tercer y sexto mes de embarazo; una dieta que contenga cantidades apropiadas de vitaminas A, C y D, proteínas, calcio y fósforo, proveerá nutrientes adecuados para el desarrollo de dientes sanos.

Existe el mito infundado de que la mujer pierde un diente por cada embarazo. El calcio que un bebé en desarrollo necesita, proviene de la dieta de la madre, no de sus dientes. Una ingesta adecuada de productos lácteos, que son la principal fuente de calcio, o de suplementos recetados por su ginecólogo, aseguran que la madre mantenga un nivel apropiado de calcio.

Las mujeres embarazadas pueden sentir deseos de comer mas frecuentemente entre comidas. A pesar de que esto es normal, no debemos olvidar que multiplicar las comidas puede aumentar el riesgo de caries y enfermedad periodontal si no se tiene la higiene adecuada. Los alimentos suaves, pegajosos y dulces son dañinos para su salud dental; las nueces, queso, vegetales crudos, mantequilla de maní, yogurt, gelatinas y goma de mascar sin azúcar son opciones más saludables. De cualquier forma, la persona indicada para darle consejos sobre su diente es su odontólogo, así que no dude en discutir sus inquietudes con él.

Cuidado Dental Profesional

Como parte de su historia clínica, informe a su dentista sobre su embarazo, cambios de salud, medicamentos o cualquier información que le haya dado su ginecólogo. Esto ayudará a determinar el mejor momento para su tratamiento o la necesidad de modificarlo. Los procedimientos dentales pueden hacerse sin riesgo alguno durante el embarazo, pero se deben tratar de evitar ciertos tratamientos durante los tres primeros meses. Si tiene historia de abortos, pérdida prematura o alguna otra condición médica, puede ser que su dentista sugiera posponer el tratamiento.   Si siente mucha ansiedad o nerviosismo comuníqueselo al doctor. Durante sus últimos meses de embarazo, puede darse la   situación de que sentarse en el sillón   dental por largos períodos de tiempo le resulte incómodo. Además si usted tiene historia de partos prematuros, deberá evitar recibir tratamiento durante ésta época. El mejor momento para el tratamiento   dental durante su embarazo es entre su cuarto y sexto mes de gestación.

Medicamentos

Durante y después de su tratamiento dental puede ser necesario el uso de anestésicos y medicamentos. Sólo se utilizarán aquellas sustancias que han probado no tener efectos adversos para el bebé. Su dentista consultará con su ginecólogo para determinar los medicamentos que se le pueden administrar durante su embarazo.

Rayos X Las radiografías son herramientas de diagnóstico necesarias para detectar procesos de caries y otros problemas orales. Sólo deberán tomarse las radiografías necesarias. La cantidad de radiación producida por un aparato de rayos X dental es muy poca y el rayo está limitado a una pequeña zona de su cara. Se recomendará el uso de un delantal de plomo al   momento de tomar la radiografía para disminuir los efectos que pudiera causar la radiación.

 

Este artículo es un aporte de:

Hospital Pediátrico San Fernando,
Piso 9 Consultorio 7
Teléfono: (507)229-6938
E-mail: [email protected]