Ortopedia Dento Facial

Ortopedia es el “arte de corregir o evitar deformidades en el cuerpo humano”, especialmente en los niños, mediante el uso de ciertos aparatos especiales o ejercicios corporales que estimulan o re-dirigen el crecimiento óseo.

En el ámbito dental, se puede modificar el crecimiento de los huesos de la cara, incluyendo ambos maxilares, mediante aparatos ortopédicos que inciten o repriman el desarrollo óseo. Es la Ortopedia Dentofacial la responsable de corregir algunas maloclusiones que pudieran presentarse en el niño en crecimiento.

Los tratamientos ortopédicos buscan modificar el patrón de crecimiento de los huesos. Si el niño tiene falta de crecimiento en alguna parte, la Ortopedia buscará estimular el desarrollo de esa área. Por el contrario, si hay crecimiento excesivo de alguna región, se tratará de re-dirigir ese crecimiento de una forma más favorable para el paciente. Todo esto llevará a una buena posición de los dientes dentro de las arcadas, a una oclusión adecuada, estable y funcional. acompañado por supuesto de una cara de proporciones adecuadas y un perfil armonioso.

Es conveniente llevar al niño a su primera cita dental alrededor de los 3 años. A esta edad el niño ya puede presentar ciertas características que nos indican si necesitará algún tipo de tratamiento ortopédico o simplemente de controles periódicos para monitorear su crecimiento y desarrollo.

Los tratamientos de ortopedia sólo son efectivos mientras el niño esté creciendo y deberán ejecutarse durante la etapa de crecimiento activo, antes del desarrollo puberal. Mientras más temprano se inicie el tratamiento habrán mayores probabilidades de éxito. Son tratamientos generalmente indoloros, por lo que casi siempre son bien aceptados por el niño.

Con el uso de aparatos ortopédicos se pueden corregir problemas transversales y verticales, o sea, faltas de espacio para piezas permanentes, mordidas cruzadas anteriores y posteriores, falta de crecimiento del maxilar superior, deficiencias mandibulares y algunos tipos de hábitos.

A medida que el niño crece y se desarrolla, la anomalía se hace más evidente y difícil de corregir. Un tratamiento tardío puede llevar a tratamientos ortodónticos extensos con resultados pobres y poco satisfactorios que buscarán “disfrazar“ el problema, o en última instancia a una cirugía maxilofacial que corrija la deformidad.

De la misma manera que mencionamos las ventajas de un tratamiento ortopédico, también debemos hablar sobre sus inconvenientes; los tratamientos de ortopedia generalmente son prolongados ya que actúan con relación al crecimiento y desarrollo del niño, lo que puede resultar en que el paciente se canse del tratamiento. Además, los aparatos ortopédicos son removibles, lo que significa que su éxito dependerá 100% de la cooperación del niño. Otro inconveniente es que los aparatos colocados en la boca ocuparán la mayor parte de ella, lo que puede prolongar el período de adaptación y aceptación del niño.

 

Este artículo es un aporte de:

Hospital Pediátrico San Fernando,
Piso 9 Consultorio 7
Teléfono: (507)229-6938
E-mail: [email protected]

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario