EL RATON PEREZ LLEGO A CASA!!

Una de las principales preocupaciones de los padres alrededor de los 6 meses de edad es ¿cuándo le van a salir los dientes al niño? Así como hay niños que caminan, se sientan o se desarrollan antes que otros, asimismo ocurre con la salida de los dientes de leche, que pueden salir tan temprano como a partir de los 4 meses, o tan tarde como hasta después del año de edad. Realmente no es tan importante el tiempo en que salen estos dientes, si no el orden en que lo hagan; los primeros dientes en aparecer deben ser los incisivos centrales inferiores seguidos por los incisivos centrales superiores.

Al momento de “mudar” los dientes, los primeros en caerse deben ser los incisivos centrales inferiores seguidos posteriormente por los superiores; esto puede suceder a partir de los 5 ½ años, aunque igualmente hay niños que comienzan el cambio de dientes tardíamente a los 7 años.

Existe una situación que generalmente causa mucha ansiedad en casa: “los dientes nuevos le están saliendo por detrás de los dientes de leche”… y se dan expresiones como: “tiene dientes de tiburón” o “tiene doble fila de dientes”.

NO se alarme!! El patrón de nacimiento de los dientes inferiores es de atrás hacia adelante y poco a poco se van acomodando hacia adelante, siempre y cuando exista suficiente espacio para que estos se alineen dentro de la arcada. A medida que los dientes nuevos se vayan haciendo hacia adelante, se van a ir “comiendo” las raíces de los dientes de leche, haciendo que estos se aflojen poco a poco y se caigan paulatinamente.

NO hay que sacarle los dientes inmediatamente!!! Si los dientes permanentes que están erupcionando tienen suficiente espacio disponible para que se acomoden, podría pasar hasta 1 ½ mes o más tiempo antes que los dientes de leche se caigan naturalmente. Si se extraen en ese momento sería necesario colocarle anestesia local al niño para poder hacer la extracción, lo que puede ser algo traumático; en cambio, si esperamos, los dientes de leche se van a ir aflojando cada vez más y de ser necesario hacer la extracción en el consultorio, con sólo colocar anestesia tópica en gel será suficiente, o hasta mamá, papá o abuelitos podrían hacerle la extracción fácilmente en casa.

Siempre hay que tener presente, si le vamos a sacar el diente en la casa, hacer el movimiento de forma “vertical” o siguiendo la misma dirección de la raíz del diente, hacia arriba o hacia abajo en un solo movimiento, dependiendo en qué arcada está el diente. Nunca se debe hacer la tracción hacia adelante para evitar causar desprendimiento de la encía, que aunque pasa muy raramente, puede darse en casos en los que el tejido es muy delgado o el diente no está suficiente flojo.

Muchas veces cuando los dientes están flojos, los niños descuidan el cepillado dental por miedo a lastimarse. Se debe estar pendiente de esto, pues la falta de cepillado puede ocasionar otra serie de problemas como gingivitis, periodontitis y caries.

La caída de los primeros dientes de leche generalmente coincide con la erupción de las primeras molares permanentes, que aparecen por detrás de las últimas muelitas de leche. Por eso hay que mantener una buena higiene para evitar principalmente que estas muelas se carien.

La caída de los dientes de leche no debe darse como un proceso traumático. Explíquele al niño que ese cambio sucede porque está creciendo y que cuando se le caiga el dientito de leche le saldrá uno nuevo, más grande que el que tenía. Obviamente la “recompensa” del ratón Pérez o del Hada de los dientes será un mayor incentivo para sacarse el diente.

 

Este artículo es un aporte de:

Hospital Pediátrico San Fernando,
Piso 9 Consultorio 7
Teléfono: (507)229-6938
E-mail: [email protected]

DENTICIÓN TEMPORAL, POR QUE SON IMPORTANTES LOS DIENTES DE LECHE ???

La dentición temporal o dientes de leche, cumple una labor muy importante en el desarrollo del niño, que va desde estética, fonación y masticación, hasta estimular el crecimiento de los huesos de la cara. Asimismo, guardan el espacio para la salida de los dientes permanentes, ya que si alguno se pierde muy temprano, los dientes nuevos pueden salir torcidos. Por ejemplo, si una muela de leche se pierde por caries antes de tiempo, y no se coloca algo para mantener dicho espacio abierto, las piezas que quedan a los lados del espacio vacío, se moverán cerrando el espacio, y cuando sea hora de que la muela permanente salga, no tendrá lugar para acomodarse, lo que traerá como consecuencia apiñamientos. Esa idea de que los dientes de leche no se arreglan porque se van a mudar, es errónea; imagínese un niño de 3 años con una muela de leche picada; las muelas de leche se mudan como a los 9 años, o sea que esa muela estará en su boca por lo menos unos 6 años más, por lo que es preferible “calzarla” para prevenir que la caries avance, causando dolor y molestias al niño.

Es común observar caries avanzadas en las primeras molares permanentes que salen aproximadamente a los 6 años; al informarle a los padres sobre esto, con frecuencia nos dicen: “pero esa muela todavía no la ha mudado”, sin saber que esas muelas no se mudan porque ya son permanentes; entonces, hay que saber cuándo nuestros niños ya tienen muelas permanentes para evitar problemas de caries.

Molestias durante la erupción de los dientes

Cuando los dientes empiezan a salir, puede ser que su bebé tenga molestias en las encías. Para aliviarlo puede frotar la encía con un pedazo de gasa o algodón. También están disponibles en el mercado unos cauchos que se enfrían y se le da al niño para que lo muerda. Si el niño presenta muchas molestias es mejor consultar con su médico o dentista, pues actualmente existen medicamentos tópicos u orales que pueden aliviar dichas molestias. Contrario a la creencia popular, no es normal que el niño presente fiebre o diarrea durante la erupción de los dientes, por lo que si esto sucede, consulte con su pediatra.

En cuanto el niño tenga mayor coordinación de movimientos, se debe introducir el uso del cepillo de dientes.

Es conveniente llevar al niño a su primera cita dental apenas que salga su primer diente para que el odontólogo lo guíe en los cuidados de alimentación e higiene que debe tener. Si se han tenido los cuidados adecuados durante la lactancia, y el infante no presenta estados avanzados de caries, su primera experiencia en el sillón dental será muy agradable. Usualmente durante esta primera cita se familiarizará al niño con el instrumental y equipo utilizado, realizándole una limpieza o profilaxis dental y su aplicación de flúor, importante para mantener los dientes sanos y resistentes a caries.

Si antes de los 2 años se observa alguna mancha oscura sobre las piezas dentales, es conveniente llevar al niño lo más pronto posible al odontólogo antes de que la caries avance y cause dolor o abscesos avanzados.

La pasta dental que utiliza el niño debe ser preferiblemente pasta de dientes infantil sin flúor, debido a que la dosificación de flúor es diferente que en la pasta normal. Como el niño suele tragarse la pasta, corre peligro de ingerir grandes cantidades de flúor lo que podría provocar fluorosis, un estado patológico en donde los dientes presentan diferentes grados y tonos de manchas que van de blancuzcas a café oscuro, lo que los hace a su vez más frágiles.

Si el niño tiene sus dientes pegaditos, sin espacios entre diente y diente, es necesario eliminar la placa dental entre ellos; para esto utilizamos el hilo dental, que usado regularmente disminuirá los problemas de sangrado de encías y caries en las superficies de contacto de los dientes. Usualmente las dentaduras infantiles en donde no hay espacios presentes, tendrán problemas al momento de mudar dientes, ya que los dientes nuevos serán de mayor tamaño que los de leche. Si su niño presenta estas condiciones, revise su dieta: ¿Come bien el niño? O sólo come cosas suaves y le da pereza masticar. La masticación deficiente produce la falta de estímulo al crecimiento del hueso y el desgaste necesario de los dientes de leche. Podemos decir que si no se usa, se atrofia. Consulte a su odontólogo sobre las medidas que se pueden tomar.

Prevención de Caries en el Sillón Dental

La prevención es el mejor tratamiento. La tradicional visita al dentista cada 6 meses para limpieza y aplicación de flúor, es la mejor forma para prevenir problemas dentales, ya que permite detectar caries, hábitos, y observar el crecimiento del niño. Existen también métodos físicos para prevenir las caries, que se aplican directamente sobre los dientes, especialmente en las muelas; si   observamos una muela de cerca, veremos que tiene unos pequeños surcos o “rayitas”, que es donde se quedan atrapados los residuos de comida. Para que esto no suceda, se recomienda colocar Sellantes sobre dichas superficies, que es como un barniz que sella los surcos aislándolos de la cavidad bucal y por ende de los restos de comida. Estos se recomiendan principalmente en las muelas permanentes y en casos en que el niño tenga un índice de caries muy alto.
Erupción de los Dientes de Leche

     Superior      Inferior
Incisivo Central 7 1/2 meses      6 meses
Incisivo Lateral      9 meses      7 meses
Canino    18 meses    16 meses
Primer Molar    14 meses      12 meses
Segundo Molar    24 meses      20 meses

 

Erupción de los Dientes Permanentes

       Superior      Inferior
Incisivo Central        7-8 años      6-7 años
Incisivo Lateral        8-9 años      7-8 años
Canino      11-12 años    9-10 años
I Premolar      10-11 años 10-12 años
II Premolar      10-12 años 11-12 años
I Molar        6-7 años      6-7 años
II Molar      12-13 años    11-13 años
III Molar      17-21 años    17-21 años

 

Higiene de los Dientes de Leche

La limpieza de la boca de su bebé debe empezar a partir de los primeros días de su nacimiento. Después de alimentarlo, limpie su encía frotándola suavemente con la punta de una toalla, algodón o gasa, para eliminar la placa bacteriana. En cuanto los dientes erupcionen se les debe limpiar utilizando el mismo sistema; después de darle leche al   niño, es conveniente darle una mamadera con agua para tratar de “enjuagar” los restos de leche que pueden quedar en contacto con los dientes, aunque lo mejor es limpiarlos directamente. Si el niño se queda dormido, procure hacerlo cuando despierte. En cuanto el niño lo permita, empiece a cepillarle los dientes con un cepillo dental de cerdas suaves, utilizando muy poca cantidad de pasta dental con flúor—como el tamaño de una lenteja—, y haga que el niño escupa.

La Odontología Preventiva se refiere a la prevención de las enfermedades bucales antes de que se desarrollen, y si ya está presente la enfermedad se debe detener y controlar ese proceso.

En promedio, se ha demostrado que el niño de 2 años tiene aproximadamente de 1-2 lesiones de caries, y en algunos casos se desarrollan caries graves durante la época de lactancia, lo que se conoce como Caries de Biberón. La alimentación por biberón, prolongada más allá del tiempo en que el niño comienza a comer alimentos sólidos, puede dar como resultado caries tempranas y rampantes.

Para prevenir las caries de biberón, es importante que los padres conozcan los cuidados necesarios:

  1. No agregue azúcar, miel u otro tipo de endulzante a los líquidos de ingesta del niño (leche, jugo, agua),       pues son un excelente medio de cultivo para los microorganismos
  2. No deje que el niño duerma con el biberón durante sus siestas o por la noche, pues la leche contiene azúcares que se degradan en ácidos, los cuales son los causantes de las caries. El flujo salival disminuye durante el sueño y se hace mas lento el despeje del líquido de la cavidad bucal.
  3. Después de darle la leche al niño, conviene darle una mamadera con agua para tratar de “enjuagar” los restos de la leche; si el niño se queda dormido, procure hacerlo cuando se despierte. Si el infante lo permite puede pasarle una gasa, algodón o la punta de la toalla sobre la superficie de los dientes frotándolos suavemente para eliminar la placa bacteriana.

 

Este artículo es un aporte de:

Hospital Pediátrico San Fernando,
Piso 9 Consultorio 7
Teléfono: (507)229-6938
E-mail: [email protected]

El 70 % de las consultas al odontólogo son por dolor

El dolor dental puede llegar a ser extremadamente intenso. Según la Sociedad Americana del Dolor, el dolor de muelas es uno de los dolores de más elevado rango. El Dr. Juan Amaro, odontólogo, explica que la mayoría de pacientes acuden a la consulta por dolor. En España el 70 % de las visitas son por una patología aguda que se acompaña dolor en mayor o menor grado.

Tipos de dolores dentales

Los dolores dentales agudos y severos tienen dos tipos de causas. El Dr. Amaro describe que, por una parte, “se presenta el dolor pulpar, el dolor que los pacientes conocen como el nervio del diente, casi siempre debido a una caries grande. El paciente refiere dolor insoportable y una presión que no le permite dormir. Y por otra parte, se manifiesta el dolor periodontal, cuyo origen es la inflamación de la encía y del hueso que sujeta al diente. Se trata de un dolor más sordo”.

Cómo actuar ante un dolor agudo

El Dr. Amaro comenta que cuando el paciente sufre un dolor agudo de tipo pulpar, interno del diente, tiene una sensibilidad aumentada. El umbral del dolor ha aumentado debido al dolor. “Como norma de precaución se intenta dejar enfriar el proceso de la infección para que ésta remita con el fin de evitar complicaciones como la sepsis”, advierte el especialista. Y añade que “casi siempre podemos controlar la infección en 24-48 horas y después realizar el tratamiento oportuno de forma segura”.

Muelas del juicio

La extracción de las muelas del juicio depende de cada paciente. Si una persona presenta un molar que no acaba de salir, se le recomienda su extracción al igual que un molar que presente una infección. Pero si por el contrario un molar no da problemas y está en su posición correcta no es necesario realizar la extracción. La indicación no es general sino de cada paciente.

La saliva tiene infinidad de funciones en la boca

Las glándulas que producen la saliva pueden originar numerosas enfermedades. Las glándulas salivares pueden afectarse por inflamaciones o por tumores generalmente benignos. El Dr. Juan Amaro, odontólogo, afirma que las glándulas salivares son extremadamente complejas y comenta que “la saliva es muy importante para nuestro organismo”. Añade que facilita la sanación ya que es imposible hablar bien si la boca está seca, lubrica y permite que se pueda tragar la comida a través del tracto digestivo. Además la saliva es antibacteriana, presenta capacidad de calcificar y es antimicrobiana. La saliva tiene infinidad de funciones en la boca.

Alteraciones de las glándulas salivares

El Dr. Amaro explica que las lesiones, “pueden ir de las más comunes y benignas como puede ser problemas obstructivos, infecciones de tipo vírico o bacteriano hasta tumores benignos o malignos” y añade que pueden presentar desde problemas puramente mecánicos a neoplásicos. El especialista comenta que es raro que la cantidad o calidad de saliva cambie. Asimismo recomienda que ante una reducción en el flujo de la saliva o un espesor de la misma se debe acudir al experto. Otra alteración a tener en cuenta son los cambios de volumen en la boca que se pueden presentar en forma de bulto en la cara o en la parótida.

Tratamiento de los tumores

“Las tumoraciones benignas de las glándulas salivares menores se pueden llegar a ver en una exploración rutinaria”, afirma el Dr. Amaro. La mayor parte de los tumores que se localizan en esta zona son benignos. El tratamiento es quirúrgico y se realiza por los cirujanos maxilofaciales. La eliminación total del tumor hace que la enfermedad remita de forma completa. “Casi nunca el tratamiento es farmacológico, casi siempre es quirúrgico en el caso de los tumores benignos”, comenta el especialista. No obstante, el pronóstico de los tumores malignos depende del estadio en el que se encuentre. En este caso el tratamiento se basa en la cirugía y en la quimioterapia o radioterapia.

Bruxismo, ¿cómo frenarlo?

El bruxismo es un hábito involuntario de apretar y rechinar las estructuras dentales, lo que conlleva un desgaste acelerado de los dientes. Tal y como apunta el doctor Javier Bara, cirujano maxilofacial de Clínica Diagonal de Barcelona, se trata de una actividad anormal de los músculos de masticación que se da sobre todo por las noches.

Bruxismo

La persona capacitada para diagnosticar el bruxismo es el odontólogo, aunque en algunos casos, por su intensidad y gravedad, produce una sintomatología como cefaleas, por ejemplo. Por eso en estos casos el estomatólogo y el neurólogo también pueden atender estos problemas particulares.

Diagnóstico

El paciente suele acudir a la consulta básicamente por el dolor que siente en la mandíbula de tipo muscular, que puede llegar a convertirse en articular, y también por las cefaleas. Además, suelen tener dificultad para abrir la boca porque ya hay una contractura, aunque muchas veces los pacientes ni siquiera son conscientes de este mal hábito. Este problema es más frecuente de lo que se cree y muchos pacientes no están registrados como bruxistas. A la hora de diagnosticarlo, hay aparatos que permiten a nivel nocturno hacer un registro del nivel de bruxismo de este paciente, y que permiten dar pautas específicas de tratamiento a cada uno de estos pacientes.

Soluciones posibles

Las placas de descarga son el tratamiento más habitual aunque están apareciendo más aparatos para los pacientes que no toleran las férulas de descarga, y que emiten una serie de señales que inhiben las contracturas musculares. El tratamiento es a largo plazo y crónico, aunque también es cierto que en función de la época y del estrés del paciente, se requerirá o no. Además, también se pueden enseñar técnicas de relajación que pueden ayudar a disminuir la intensidad del bruxismo.